El equilibrio del descanso

 En Reflexiones

La definición de trabajo duro a veces puede tornarse oscura o tenebrosa. Cuando pensamos en trabajar fuertemente sentimos que la necesidad interna que todos tenemos de vacaciones grita insaciablemente hasta querer salir.

La mala perspectiva del “Trabajo duro” nos hace olvidar Colosenses 3:23” Cuando hagan cualquier trabajo, háganlo de todo corazón, como si estuvieran trabajando para el Señor y no para los seres humanos. PDT” y entonces perdemos el enfoque, a veces trabajar tanto nos hace sentir culpables y agotados al sentir que el esfuerzo no se verá recompensado pronto por un buen tiempo de descanso según los modelos del mundo.

Pero hasta para descansar y trabajar Dios creó el equilibrio perfecto; en un lado, está trabajar sin detenerse, pensando que esa es la forma de lograr nuestras metas materiales, esto nos hace luchar y sentirnos muy agotados. Por otra parte, está dejar que la pereza haga parte del día a día y no ser diligentes, esto nos da un corazón que no está deseoso por superarse y que no espera hacer “todas las cosas para el Señor”

En cualquier caso, terminamos sintiéndonos frustrados.

Le servimos a un Dios que creó la tierra y todo lo que hay en ella de la nada en seis días. Dios nos dio un modelo de trabajo—enérgico y, sobre todo, creativo: trabajo duro seguido de descanso (Puedes leer Génesis 1 para saber más de esta historia)

Su modelo perfecto nos enseña:

  1. El trabajo no es malo siempre y cuando trabajemos duro para que lo que hagamos (en cualquier área) le de gloria a Dios.
  2. Su palabra fiel nos ha enseñado a través de la Biblia que el trabajo duro trae bendiciones.
  3. No podemos vivir el 100% de nuestra vida bajo el modelo de los primeros seis días de la creación e ignorar el séptimo día.

Hoy, toma tiempo para orar acerca de tu equilibrio actual entre trabajo y descanso. Pídele a Dios que revele las áreas que no están alineadas con Su plan para tu vida, áreas en las que trabajas mucho y descansas poco, o áreas donde descansas mucho y trabajas poco. Invierte tiempo para trabajar con ayuda del Espíritu Santo en lograr el equilibrio perfecto.

Elimina todas las cosas que Él te lleve a eliminar y añade cualquier cosa nueva que Él ponga en tu corazón. Pide a Dios que te muestre cómo puedes engrandecer Su nombre a través de tu trabajo en esos proyectos, y pide perdón por las veces en las que el trabajo insaciable o la pereza han llenado y desenfocado tu corazón. 

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contáctanos

Envíanos un correo electrónico y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

WhatsApp chat

Send this to a friend